Declaración conjunta: el Consejo Ejecutivo de la Unión Africana avanza hacia el desmantelamiento del principal órgano encargado de la protección de los derechos humanos en África

Los firmantes de esta Declaración están profundamente preocupados y preocupadas por los recientes ataques a la independencia de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP, Comisión o Comisión Africana) y por las graves consecuencias que esto tiene para los derechos humanos en el continente africano.

En los treinta años transcurridos desde su creación, la Comisión ha llamado la atención, ha ofrecido reparación y recursos a quienes han sido víctimas de violaciones de los derechos humanos en todo el continente. Algunos de los logros de la Comisión incluyen: haber instruido al gobierno de Nigeria a pagar una compensación al pueblo Ogoni como consecuencia de una serie de violaciones de derechos debido al extractivismo petrolero y a la degradación ambiental; y haber brindado reparación a mujeres que sufrieron violencia sexual durante manifestaciones públicas y haber evitado la ejecución de personas que no habían tenido un juicio justo en Egipto. Asimismo, la Comisión reconoció el derecho al desarrollo, e interpretó el único tratado internacional de derechos humanos que reconoce los derechos de la tierra y los pueblos indígenas en Kenia.

La CADHP también ha establecido normas progresivas de derechos humanos sobre una serie de otros temas “controversiales”, desde el aborto hasta la orientación sexual y la identidad y expresión de género. No ha sido un secreto, ni es una sorpresa, que las decisiones tomadas por la Comisión no siempre han recibido el apoyo total por parte de los Estados miembros.

A lo largo de los años, la Comisión ha sido objeto de diversas amenazas e intentos de socavar su credibilidad e independencia por parte de los distintos estados y de la Unión Africana. Estos intentos de socavar y restringir el trabajo de la CADHP reflejan ataques similares al sistema universal de derechos humanos en un mundo cada vez más caracterizado por gobiernos autocráticos y populistas. También es una ilustración de líderes que no quieren rendir cuentas por las violaciones de los derechos humanos, y la falta de reparación a nivel nacional por estas violaciones. La reciente decisión del Consejo Ejecutivo de la Unión Africana es otro claro ejemplo de esto.

¿Independencia “funcional”?

La decisión antes mencionada prescribe una nueva interpretación de la independencia de la Comisión, descrita como de naturaleza “funcional”. La decisión además establece que la CADHP no es independiente de los órganos que la crearon y esto es incorrecto. La Comisión fue creada por la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (Carta Africana) y no por los órganos de la Unión Africana, y también obtiene su poder y mandato de dicha Carta. Los sistemas de protección de los derechos humanos que se establecieron después de 1948 fueron diseñados para tener mecanismos y procedimientos judiciales o cuasi-judiciales precisamente para proteger a las personas del poder desenfrenado del Estado-Nación. Los principios jurídicos existentes confirman que la CADHP como órgano cuasi-judicial se caracteriza por tres tipos de independencia: independencia funcional, institucional y financiera.

Se espera que las y los comisionados elegidos para conformar la CADHP actúen a título personal para promover, proteger e investigar objetivamente los abusos de derechos humanos de todos los Estados africanos. La Comisión no puede llevar a cabo su mandato si, como lo estipulan las decisiones del Consejo Ejecutivo de la Unión Africana, su primera responsabilidad y rendición de cuentas se refiere a los Estados miembros de la Unión Africana, en lugar de defender los derechos humanos de las personas para las cuales fue creada. 

Violaciones de Derechos Humanos y Estados responsables

El Consejo Ejecutivo de la Unión Africana también expresó su preocupación de que la CADHP actuara como un órgano de apelación y que esto socavara los sistemas jurídicos nacionales. Este argumento hace eco de las defensas presentadas por los Estados que no desean cumplir con las normas y estándares internacionales de derechos humanos bajo la excusa de que socavan la “soberanía nacional”. Esta posición contradice uno de los propósitos principales de la Comisión: proporcionar recursos cuando los sistemas jurídicos nacionales no proporcionan los recursos adecuados a las víctimas de violaciones de derechos humanos.

La Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos requiere que las personas agoten los recursos que están disponibles a nivel nacional antes de acudir a la CADHP. Algunos sistemas de justicia “regionales” que deberían cerrar la brecha entre los sistemas continentales y nacionales son inaccesibles e ineficientes. Si bien la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos tiene un mandato complementario a la Comisión Africana, sólo 8 de los 53 Estados Miembros de la Unión Africana han aceptado su jurisdicción. Al pedir a los Estados que retiren la facultad de la Comisión Africana para interpretar la Carta Africana, el Consejo Ejecutivo está, de hecho, tratando de restringir el acceso a la justicia para las y los ciudadanos de los otros 45 países, lo que conlleva a la impunidad.

Reducción del espacio de la sociedad civil

La decisión de la Unión Africana también da cuenta de las crecientes restricciones y barreras para la participación de las organizaciones de la sociedad civil en el espacio de la Comisión Africana. La decisión requiere que la CADHP revise los criterios para otorgar y retirar el estatus de observador (“observer status”) de las organizaciones no gubernamentales (ONG), de manera que los criterios de la Comisión Africana se alineen con los criterios existentes utilizados por la Unión Africana para la acreditación de ONG. Además, la decisión requiere que los criterios revisados ​​tengan en cuenta los valores y tradiciones africanas. Partiendo de estas directivas, la decisión también exige que la CADHP retire la acreditación de estatus de observador de la ONG Coalición de Lesbianas Africanas (“Coalition of African Lesbians”).

En este sentido, el efecto de la decisión tiene un impacto directo en todas las organizaciones de la sociedad civil que están actualmente acreditadas ante la Comisión Africana y todos aquellos que puedan buscar acreditación en el futuro. Esta parte de la decisión amenaza la participación de las 517 ONG que actualmente tienen el estatus de observador y que tienen como mandato promover y defender los derechos humanos en el continente. La decisión carece de fuerza legal, ya que la Carta Africana otorga expresamente a la Comisión Africana el poder de establecer sus propias reglas para regir su trabajo. La Comisión Africana ha establecido sus propios criterios para la acreditación y el levantamiento del estatus de observador a las ONG. Los criterios de acreditación de la Unión Africana son engorrosos y demasiado onerosos para que las ONG los puedan cumplir.

Además, también debemos enfatizar que al imponer su lectura conservadora de los “valores africanos” establecidos en la Carta Africana, el Consejo Ejecutivo está llevando a la CADHP a incumplir con los estándares en materia de derechos humanos. Los valores tradicionales se han usado a menudo en el continente para atacar o socavar los derechos de las mujeres, y esta interpretación de la Carta Africana representa una amenaza para el trabajo y los logros que el movimiento de derechos de las mujeres ha logrado en la Comisión Africana.

El retiro del estatus de observador ante la CADHP de la Coalición de Lesbianas Africanas es una señal de que la CADHP perdió su independencia al proporcionar como única motivación la decisión del Consejo Ejecutivo y no configura únicamente la expresión de una reacción negativa homófoba y misógina. Este levantamiento del estatus de observador está siendo utilizado por los Estados miembros de la Unión Africana como un fácil chivo expiatorio para limitar la participación de la sociedad civil en los mecanismos de derechos humanos en el continente.

Impunidad y Responsabilidad

Si bien esta decisión se tomó hace más de dos meses, la falta de información sobre los sistemas africanos de derechos humanos ha hecho que sea más fácil que haya pasado desapercibida. Los Estados africanos han demostrado una y otra vez su deseo de violar los derechos humanos con impunidad: retiros o amenazas de retiros de la Corte Penal Internacional, cierre del tribunal de la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (“Southern African Development Community – SADC”) y constantes intentos de socavar y debilitar las instituciones judiciales nacionales.

Yo apoyo una CADHP Independiente: #IndependentACHPR

Le pedimos que apoye nuestra campaña para la independencia de la CADHP a través de:

Siguiendo nuestra campaña para ver cómo puedes apoyar. ¡Pónte en contacto con nosotrxs! Para obtener más información, póngase en contacto con: amanda@cal.org.za.

  • Condenando públicamente estos intentos del Consejo Ejecutivo de reprimir los ideales fundamentales de nuestra existencia, como la igualdad, la no discriminación, la participación y la representación, y pidiendo a los representantes de su Estado que traigan un discurso sobre derechos humanos e instituciones fuertes e independientes sobre la mesa para construir el África que queremos;
  • Firmando esta declaración para mostrar un frente unido de organizaciones de la sociedad civil y ONG que se organizan para proteger y preservar una CADHP independiente.

Hacemos un llamado a la CADHP para que resista la interferencia y los ataques de los órganos políticos de la Unión Africana y defienda su independencia.

Pedimos a los Estados que denuncien y contrarresten la propaganda contra los derechos humanos y el desmantelamiento del sistema africano de derechos humanos. Instamos a los Estados a resistir los esfuerzos de los regímenes tiránicos y dictatoriales para exportar la opresión al único órgano que es accesible y que ha proporcionado esperanza a los africanos a lo largo de los años;

Necesitamos que nos ayudes a movilizar a todos los africanos para salvar la CADHP.

FIN –

Para mayor información, por favor contactar a:

Juliet Mphande: juliet@amsher.org

Caroline Tagny: caroline@cal.org.za